ENVIÓ GRATIS POR MÁS DE $70.000

Zapaticos Notuerce

NUESTRA HISTORIA

Luisa Fernanda, una ingeniera química nacida en Bogotá - Colombia, lejos estaba de tener alguna relación con la industria de calzado para niños. Se encontraba trabajando en una zona petrolera de Colombia (Barrancabermeja - Santander), cuando sufrió un accidente laboral tan fuerte, que casi le cuesta la vida. 

Debido a ese nefasto suceso, ella, quien no sabía que se encontraba en estado de embarazo, perdió al bebé en circunstancias traumáticas, y aparte su cuerpo se tuvo que someter a terapias físicas para recobrar movimiento en sus manos, las cuales se vieron afectadas por la complejidad de lo ocurrido.

Ante la imposibilidad de seguir trabajando como ingeniera, a causa de los problemas físicos y psicológicos devastadores del accidente; y en medio de la impaciencia, la dificultad del momento, los problemas económicos y toda las adversidades presentes, se aferró a lo único que tenía, su FE.

En esas noches de llanto, desespero y soledad, las oraciones a la Santísima Virgen - como lo asegura la ingeniera - fueron escuchadas. Y Ella; Mamita María, colocó en su camino la oportunidad de poner su esfuerzo y su ilusión en servir a muchos bebitos alrededor de Colombia y en el mundo entero, y así nació Zapaticos Notuerce.

La Santísima Virgen María, es la dueña, administradora y obradora de esta empresa. Por Ella existimos y para todos ustedes es el testimonio real de un milagro de vida y de superación. 

La gratitud y honra es para Ella.

Zapaticos Notuerce comenzó en el año 2016 con una cartulina, en un baúl de un carro y los parques de Santander - Colombia, los cuales fueron testigos del inicio y del impulso de un sueño que con las uñas, se transformó en la esperanza de vida y la alegría de un ser humano. 

Hoy somos una empresa consolidada al servicio de miles de bebitos. Verlos felices, ayudarlos en su desarrollo y recibir los miles de escritos de agradecimiento por los zapaticos, su beneficio y el servicio prestado por parte de tantas mamitas y papitos, devolvieron la vida a una mujer que pensó que no saldría de ese oscuro momento y no volvería a ponerse en pie.

Sí, se puede salir adelante, si yo pude, todos ustedes podrán hacer lo que deseen en la vida.

"Gracias, infinitas gracias por permitir que sus bebitos, me salvaran la vida."

Luisa Fernanda.

¡VISITA NUESTRA TIENDA!

Revisa nuestra guía de tallas, no se aceptan devoluciones.